Arquímedes – Frase del Día

Cuenta la historia, o al menos alguna tantas de ellas, que cuando en una de las guerras habituales de la antiguedad entre Cártago o Roma, los romanos atacaron Siracusa (en Sicilia, en la Italia actual) donde vivía el matemático e ingeniero Arquímedes.

Arquímedes defendió la ciudad durante un largo asedio, utilizando todo su ingenio y su técnica con armas conocidas como el Fuego Griego, o las catapultas, toda una novedad para la época. Él las había inventado.

Lamentablemente Roma prevaleció y el ejército logró entrar en la ciudad. El cónsul Marcelo, había dado órdenes explícitas de que Arquímedes debía vivir. Pero un soldado romano, con no más de 2 dedos de frente y que seguramente se comunicaba únicamente usando monosílabos (cuando entendía que alguien se estaba comunicando con él) dió muerte a Arquímedes.

La historia cuenta varias versiones, una de ellas es que el soldado romano pisó los dibujos en los que Arquímedes estaba concentrado y al entablarse la discusión, Arquímedes pronunció las siguientes palabras mientras era atravezado por la espada de su ejecutor.

Noli turbare circulos meos!

(No perturbes a mis círculos)

Arquímedes de  Syracusa 287 – 212 AC

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: