1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…

Sistema de Transporte publico para Montevideo

Hace unos días le decía a Caco o a Dardo: “Yo sueño flows”.

Y es así, de la parte que más me interesa y menos hago en mi desempeño laboral, es desarrollar procesos de negocio. Analizar la realidad de la gente, ver sus problemas, ayudarle a resolverlos. Generalmente con una formalización, a veces optimizando. Creo que es de las cosas que más me gusta de trabajar en Urudata.

Antecedentes

Hoy leyendo un post encuentro que hablaban de Transporte Público Metropolitano y dejé mi comentario:

Estuve hace unos meses en Curitiba y una de las cosas que más me sorprendió fue el Sistema de Transporte. Florianópolis también tiene un sistema de transporte muy bueno, pero ambas ciudades son muy diferentes. Creo que cada una resolvió el tema transporte público de una forma adecuada a cada ciudad.

A Montevideo también le falta una reestructura seria en el sistema de transporte. Tenemos líneas “Diferenciales” que hoy en día es preferible tomar las comunes que son más baratas y vas en un ómnibus más espacioso aunque sea lento.

Me afecta e interesa tanto que creo que voy a desarrollar el tema en mi Blog.

Síntomas y Diagnóstico

Por eso, aquí va mi propuesta para el Sistema de Transporte Público en Montevideo y el Área Metropolitana (Ciudad de la Costa hasta el kilómetro 32).

Montevideo es una ciudad que se caracteriza por ser muy extensa respecto a la cantidad de habitantes, por lo cual, las líneas de transporte han evolucionado a cubrir grandes distancias. El caso del 494, desde Buceo hasta la Barra de Santa Lucía es un caso. Y ahora se suma el DM1, desde Punta Carretas hasta Zona América, rodeando la ciudad por Carrasco y el Aeropuerto.

En parte de esto, Montevideo se parece a Curitiba, en donde el sistema de transporte tiene diferentes vehículos para diferentes distancias y recorridos. Sin embargo, nosotros tenemos 2 tamaños de ómnibus: Grande y Muy Grande. El caso de los Diferenciales (Ejecutivos en el resto del planeta) la mayoría son ómnibus pequeños. En eso Montevideo sí se alínea con las tendencias. Pero en Curitiba y en Florianópolis, el Ejecutivo tiene aire acondicionado. Aquí, con suerte tienen calefacción.

Otra cosa que pasa en Montevideo es el caso de ómnibus vacíos y ómnibus llenos. El 21 y el 64 (que son los que tomo para ir a trabajar) entre las 8 y las 10 de la mañana pasan tan llenos que hasta algunas veces, ni siquiera paran en mi parada. A la misma hora, a los diferenciales que realizan el mismo recorrido también les pasa lo mismo (D9 y D10). Y sin duda que esto debe pasar con todas las demás líneas. Sin embargo, hay horarios en que algunas líneas van tan vacías que dudo de que su existencia sea rentable o necesaria.

Como última parte del diagnóstico, a veces es más rápido llegar usando 2 ómnibus que uno solo. Por ejemplo, desde mi casa a Punta Carretas Shopping demoro menos combinando el 141-144/191-328-329 que con el 405.

Mi propuesta

  1. Definir nuevos recorridos. Líneas céntricas que van radialmente desde el centro a centrales de intercambio. Líneas periféricas que van desde las centrales de intercambio a los barrios periféricos. Líneas de larga distancia que van desde las centrales de intercambio a las zonas más alejadas del centro, como puede ser la Ciudad de la Costa, San José, Las Piedras, etc.
  2. Construir centros de intercambio en ciertas zonas de Montevideo y Ciudad de la Costa que unan líneas céntricas con periféricas o Metropolitanas. Serían zonas cerradas, donde sólo se puede realizar el intercambio de un tipo de línea a otra.
  3. Respetar los horarios.
  4. Horarios coordinados entre líneas céntricas y periféricas.
  5. Una persona debería llegar a destino con hasta 3 ómnibus. El boleto, comprado al principio del recorrido debería cubrir esos 2 ó 3 tramos.
  6. Carriles exclusivos para ómnibus donde la calle lo permita.
  7. No permitir el ascenso en las zonas medias del recorrido, ya que el objetivo de una línea debe ser unir una punta con otra y no recoger todo lo que hay en el camnio. Para ese caso, debe existir otra línea de recorrido menor.
  8. Identificar los ómnibus por tipo de servicio y no por compañía. El transporte público es un Comodity. Diferenciarse no va a hacer que el servicio sea mejor, porque la competencia está limitada en beneficio de la misma función social que realiza el transporte público colectivo.
  9. Adaptar las frecuencias y recorridos de forma dinámica, de acuerdo a la demanda. Por ejemplo, una zona de Montevideo se comienza a desarrollar de forma exponencial, no pueden pasar 8 años para que se meta una nueva línea que la cubra. Este es el caso del DM1 y ZonAmérica.
  10. La información de rutas y horarios debe estar accesible fácilmente y a través de diferentes medios. Obviamente en Internet, en la página de la intendencia. Pero también en otros medios: las paradas. En vez de tener solo publicidad, también incorporar los horarios a los que cada línea pasa por allí y cual es el recorrido. Hoy el D1 lo tiene, pero no lo cumple.
  11. Futuro: un sistema informático debería controlar los largadores, la cantidad de gente en las paradas y la capacidad de cada vehículo en movimiento, de forma de que ninguna persona viaje parada. Asi mismo debería optimizar el recorrido de acuerdo a los lugares donde la gente desea ascender y descender. Por ejemplo, si en la siguiente parada no sube ni baja nadie, que el ómnibus siga circulando a velocidad constante por el carril izquierdo.

El punto 7 merece un ejemplo. Cuando tomo el ómnibus para volver a casa, a veces elijo el 141 (8 de Octubre y Comercio) o el 144 (Cementerio del Norte). Ambas líneas realizan exactamente el mismo recorrido hasta el destino del 141. Lo más eficiente, es que las personas que nos bajamos antes de 8 de Octubre y Comercio, nos tomemos el 141, de forma de no sacar espacio de quienes viajan en el 144. Por eso, el 144 debería permitir el ascenso, pero no el descenso hasta pasar 8 de Octubre y Comercio.

Conclusión

Creo que hay mucho para hacer y confío en que la mejor forma de controlar la circulación en la ciudad, es haciendo un sistema de transporte público que sea más cómodo de usar que el propio automóvil.

Los sistemas de estacionamiento tarifado son cosas del siglo pasado. Los ómnibus dobles son para recorridos largos y por calles/rutas amplias.

¿Nos cruzamos en el transporte del futuro?

¿O seguiremos siendo los campeones de Maracaná de 1950 con nostálgicos tranvías?


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…

7 Comments