1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…

4 mitos destructivos para las empresas (y su gente!)

Es posible que si nos sentáramos a conversar, café o cerveza de por medio, sobre nuestras experiencias como emprendedores, encontraríamos que en algún momento de nuestro trabajo hemos enfrentado alguno de los mitos que a continuación enumeraré. Se trata de una lista de mitos destructivos, publicada en el blog de Harvard BusinessReview. Veamos cuáles son:

1) La multitarea es fundamental en un mundo con demanda infinita

Las personas somos capaces de hacer dos tareas cognitivas al mismo tiempo. Eres capaz de participar de una conferencia en Skype y leer un correo electrónico al mismo tiempo. ¿Eres capaz? Si lo eres deberías ser parte de un estudio exhaustivo sobre tus capacidades porque lo cierto es que es algo imposible. Lo que si podemos hacer y fruto de la práctica, es pasar de una tarea a la otra con rapidez, aunque no tengan nada que ver. Es así que en este momento puedo estar concentrado en este blog y en lo que estoy escribiendo ahora mismo y si en 5 minutos recibo una llamada de un cliente, termine hablando de una propuesta comercial que elaboré hace una semana y  recordando cada detalle como si la hubiera elaborado recién. Lo que es seguro es que en este momento yo no puedo ser consciente de esa propuesta comercial al mismo tiempo que escribo, aunque estaría muy bueno poder hacerlo.

Imagen: blog.antevenio

Algo importante es el tiempo de cambio que se necesita para pasar de una actividad cognitiva a otra. Por más práctica que se tenga, siempre se necesita ese tiempo y de acuerdo a una investigación, ese cambio aumenta la cantidad de tiempo en que se demora en terminar la tarea que se estaba haciendo en un promedio del 25%. Eso quiere decir que no es muy positivo eso de pasar de una tarea a otra, por más eficiente que se crea que se es.

2) Un poco de ansiedad ayuda a obtener mejores resultados

La ansiedad en algunas personas es una fuente de motivación y energía. Para otras (conozco un caso en particular), es causa de parálisis. En vez de motivarlas, quedan estancadas en sus tareas y al borde de la desesperación. Aún en el caso de que la motivación sea algo positivo, trae consigo algunos aspectos que no lo son tanto.

Imagen:akshatrathi.wordpress.com

Cuando se tiene ansiedad, se es más impulsivo y no se piensa tan claramente. Cuando tienes a tu cargo a otras personas, peor aún. Si tu energía es positiva, tus empleados trabajarán mejor. Si actúas con ansiedad, aumentarás la ansiedad de tu personal y no creo que cumplan con sus objetivos, tan bien como podrían haberlo hecho con otra actitud de tu parte.

3) La creatividad se hereda por lo que es imposible de enseñar

Si leemos las historias de los CEOs más importantes del mundo, veremos que la mayoría de ellos no se ve como un creativo. Es más, su creatividad estuvo ahí desde el nacimiento y por lo que no vale la pena analizarla en profundidad. Por otra parte en la mayoría de las empresas y hasta en los sistemas educativos se premia más lo racional dejando de lado el cultivo de la creatividad, o haciendo en una baja medida.  

Imagen: sabiduria.com

¿Qué es la creatividad en realidad? Se trata del uso de todo el cerebro de forma más flexible por lo que cualquier persona puede aprender a utilizar el hemisferio que más le sirva en cada etapa de su trabajo y en su proceso creativo. Así que no vale decir “yo soy incapaz de hacer esto, porque tengo cero creatividad”.

4) La mejor manera de hacer más trabajos es trabajar por más horas

Este es el peor de todos los mitos porque sin dudas, es el que más perjudica a jefes y empleados. Pensar que somos una máquina de trabajo es erróneo y si bien es cierto que a todos nos hemos quedado alguna vez trabajando hasta la madrugada, debemos ser conscientes que no fue algo positivo.

Imagen: momlogic.com

Nadie pero nadie puede trabajar de forma continua por períodos largos de tiempo. Es necesario tomarse un descanso para recuperar la energía porque es ella la que determina la calidad del trabajo y no las horas que se emplearon en este. Tan simple y tan complejo como eso.  La mejor manera de comprobar esto es elegir una tarea difícil y otorgarle entre 60 a 90 minutos. Durante ese período se tiene que evitar ver correos electrónicos y cualquier otra distracción. ¿Qué sucederá? Que será el momento más productivo de tu jornada laboral y te ganarás un merecido descanso para continuar con la tarea siguiente.

¿Conoces otro mito destructivo que quieras compartir?

 


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…

One Response