1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…

Redes Sociales Corporativas – Segunda Parte

La primer red social corporativa

La mayoría de las empresas ya cuentan con la primera red social: el correo electrónico. Todas las comunicaciones oficiales de las empresas pasan por allí e incluso las no oficiales, como los chistes, el armado del equipo de Fútbol 5 o la vaquita para la fiesta de fin de año.

El correo electrónico ha conocido nuevos agregados como el calendario, contactos, chat, fax, telefonía y video llamada a través de los conceptos de comunicaciones unificadas. Cada día se integran más funcionalidades de comunicaciones y cada día más aplicaciones de gestión se integran al correo electrónico para meterse dentro del flujo comunicativo de la empresa.

¿Podemos pensar una red social que elimine el correo electrónico o alguno de sus agregados? Creo que por el momento no. Aunque puede haber casos específicos en que sí. El correo electrónico es muy abierto, por lo cual, con los mínimos permisos quizás el usuario ya tenga demasiadas herramientas, más de las que necesita para cumplir su función operativa o comercial.

Los CRM son herramientas que pueden desplazar en parte al correo electrónico. En una empresa en donde las tareas comerciales están bien definidas, como por ejemplo en las empresas que tienen Call Centers, ¿cuál es la necesidad de darle a un usuario algo tan poderoso como un correo electrónico? Mucha gente, con mucha razón, por cierto, opinará que es una forma de “empoderamiento” (empowerment) del empleado. Pero una red social y un CRM podrían eliminar el correo electrónico y las comunicaciones unificadas integrándolos dentro de la misma aplicación. De todas formas, eso no entra dentro de las premisas planteadas ya que no cumple con “eliminar al menos 2 herramientas” y elimina una herramienta que ya es una gran red social.

Los conceptos principales de Twitter y Facebook que están supuestamente sobre temas de comunicación, pueden ayudar a disminuir la carga del correo electrónico, ya sea, eliminando las comunicaciones poco trascendentes para la compañía (comunicaciones personales entre empleados) o las comunicaciones generales. Pero nuevamente estamos atacando directamente al correo electrónico, cuando en verdad lo que debemos es atacar a otras cosas menos sociales.

Las siguientes herramientas que usan todas las empresas son las de gestión operativa y las de producción. En el primer grupo, tenemos a los sistemas de facturación, que van desde el registro de horas hasta la cobranza. Toda empresa necesita saber cuánto invierte en producir cada unidad y en seguir su cobranza hasta que el cliente paga. Todos esos sistemas muchas veces son sistemas a medida y otras veces son sistemas estándar implementados dentro de la compañía, por ejemplo, podemos estar hablando de sistemas ERP. Pero cada compañía seguramente tiene varios sistemas ERP. Y si vamos a los CRM, muchas compañías tienen varios sistemas CRM para vender diferentes tipos de productos y que están desconectados entre sí.

Toda esa trazabilidad, desde “contraté un empleado que sabe flamenco” hasta “mi cliente preferido SA pagó su última factura de crédito” es un gran proceso que es la empresa misma y que seguramente en ninguna realidad está totalmente comprendido sobre una única plataforma y por el contrario, está formado por 2, 5 ó 20 sistemas diferentes.

Los servicios de directorio

Hace años que en la informática se trabaja sobre el concepto de “Single Sign-On”, el cual se refiere a utilizar un único sistema de autenticación para validar un usuario. Y ni que decir si vamos a sistemas de autorizaciones. Sería maravilloso contar con un único sistema de autorizaciones y que eso se pueda aprovechar en todas las aplicaciones.

Es por eso que muchas casas de software trabajan desde hace años en servicios de directorios que permitan como tarea básica autenticar a un usuario y en lo posible, autorizarlo. Ejemplo de esto puede ser cualquier directorio LDAP, la NDS de Novell o el Active Directory de Microsoft. Active Directory es el backbone de una de las redes sociales corporativas más importantes del mundo.

Lo bueno de Active Directory, es que todos los usuarios de una red que en él se base, tienen los permisos necesarios para usarlo, pero sin embargo no tienen las herramientas. Lo más cercano al Active Directory que tiene el usuario es la Global Address List (GAL) de Exchange a través de Outlook.

La GAL es una excelente herramienta para comenzar a realizar una de las tareas claves de una red social: stalking. Y si desde allí el usuario pudiera llegar al sistema de recursos humanos, habría terminado de tener todo lo necesario.

Esta es la segunda entrega de 3 posts que iré subiendo en la semana. Se trata exclusivamente de mi punto de vista por lo cual están invitados a compartir sus ideas al respecto y sus críticas también. Sobre el tema hay mucho de que hablar y seguramente ustedes tengan bastante decir y con suerte, alguno forma parte de una Red Social Corporativa y puede compartir su experiencia personal.

Lee la primera parte de este artículo y deja tus comentarios aquí abajo.


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…