1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…

5 mitos sobre la Era de la Información

The Chronicle of  Higher Education publicó un ensayo de Robert Darnton, profesor y bibliotecario de la Universidad de Harvard. El mismo se basa en una charla que Darnton brindó durante un simposio sobre el Futuro de las Humanidades en la ciudad de Washington.

Darnton afirma que vivimos en un estado de falsa conciencia colectiva ya que no sabemos verdaderamente cuál es la naturaleza de la Era de la Información. Todos queremos estar en Internet y al hacerlo muchos nos equivocamos y esa falsa conciencia se va esparciendo tan rápido que los problemas que enfrentamos van quedando sin respuesta.

Estos son los 5 mitos en relación a la Era de la Información

1) El libro está muerto

Cada año se imprimen más libros que el año anterior por lo que esto es completamente erróneo. Este año aparecerán un millón de títulos nuevos. En un solo día, el primero de octubre del año pasado, se presentaron 800 obras nuevas en Gran Bretaña.

En relación a Estados Unidos la información que se tiene disponible es de 2009 y sin distinguir libros nuevos y las nuevas ediciones de libros viejos. Sin embargo la cifra de 288.355 libros sugiere que no se está en presencia de un mercado en decadencia. Esa cifra además no incluye los libros de auto publicación, ni aquellos que se imprimen a demanda para empresas. Estos suman un total de 764.446 títulos. Por otra parte en China y en Brasil el negocio de libros está en pleno crecimiento. La cantidad de libros en el mundo aumenta en vez de disminuir. Muy lejos entonces está su muerte.

2) Hemos entrado en la Era de la Información

¿Antes no había información? Decir que esta es la Era de la Información es no reconocer que antes había información de acuerdo a los medios de comunicación existentes en cada época. Claro que en la actualidad se ven cambios muy rápidos, pero no podemos decir que se trata de un cambio sin precedentes.

3) Toda la información está disponible en línea

Quien haya realizado algún tipo de investigación en archivos, podrá decir que esta afirmación es la más absurda. Los materiales de archivo prácticamente no se han leído, mucho menos se han digitalizado. Si se toma en cuenta la producción de normas así como los diversos informes de los organismos públicos, rápidamente nos podemos dar cuenta que toda esa información aún es inaccesible para los ciudadanos a los que involucra. Otro dato importante lo aportó Google al estimar que existen 129.864.880 libros en el mundo y que han digitalizado 15 millones, esto es un 12%.

En la actualidad la mayoría de la información desaparece debido a que los textos digitales se degradan con mayor facilidad que la información impresa en papel. Pensemos en los millones de mensajes que se comparten a través de blogs, casillas de correos o teléfonos celulares.

4) Las bibliotecas son obsoletas

En Estados Unidos los bibliotecarios nunca han tenido tanta gente que atender. Las salas de lectura de Harvard siempre están llenas. No solamente se trata de la necesidad de acceder a libros sino también a otro tipo de cosas como videos, obtener ayuda con tareas extraescolares y también conseguir empleo.

Hoy en día los servicios online de las bibliotecas son cruciales para el desempleo en Estados Unidos debido a la desaparición de los anuncios escritos en los periódicos. Los bibliotecarios se han visto en la necesidad de guiar a las personas dentro del ciberespacio, ayudando a seleccionar material relevante y fiable. Si bien es cierto que en el futuro no dejarán de seguir ofreciendo libros en formato papel, las bibliotecas serán centros neurálgicos de la comunicación de la información digita, tanto a nivel de los barrios como en los campus universitarios.

5) El futuro es digital

Esto es cierto pero que se hable de un futuro digital en donde la comunicación electrónica sea la principal, no significa que el material impreso deje de ser importante.

Se ha demostrado que los nuevos modos de comunicación no desplazan a los antiguos, por lo menos en el corto plazo. Ejemplo: la radio no destruyó a los diarios, la televisión no mato a la radio, ni Internet extinguió a la televisión. Lo que ocurre es que el entorno de la información se vuelve más rico y también más complejo.

Estas 5 ideas falsas lo que hacen es interponerse en la real comprensión de los cambios en el entorno de la información. Cuando se piensa de esa manera los cambios parecen muy dramáticos. En cambio, se debe pensar que los libros de papel y los digitales no son enemigos, son aliados. Darnton ilustra este argumento en base a algunas observaciones sobre el comercio del libro, la lectura y la escritura.

En 2010 la venta de los e-books se duplicó representando un 10% de las ventas en el mercado de libros. Este año se espera que el porcentaje sea del 15 al 20%. Por otra parte la venta de libros impresos también ha aumentado. Se podría suponer que el entusiasmo por los libros electrónicos estimuló la lectura en general impulsando la venta de los libros impresos también. Asimismo la impresión bajo demanda en la cual una persona puede entrar a una librería y solicitar la impresión de un texto digitalizado demuestra cómo la impresión de los libros está ganando una nueva vida gracias a la adaptación tecnológica. 

Son muchas las personas que se preocupan de la falta de reflexión y profundidad en la lectura de libros. Los enemigos número unos son los blogs y los tweets. Se suele decir que la comprensión de la lectura de un libro completo es mejor. La pregunta que hay que hacerse es si realmente la lectura profunda se ha reducido. Hay estudios realizados por Kevin Sharpe, Lisa Jardine y Anthony Grafton que han demostrado que los humanistas en los siglos XVI y XVII leían de forma discontinua, buscando pasajes que podrían utilizar en las batallas retóricas que se realizaban en la corte. También eran utilizados como “piedras preciosas” de sabiduría que podían copiarse en libros comunes y se podían consultar fuera de contexto.

Richard Hoggart y Michel de Certeau, en sus estudios de la cultura entre la gente común han hecho hincapié en el aspecto positivo de la lectura en forma intermitente y en pequeñas dosis. Los lectores se apropian así de los libros, dándole un significado propio. No son para nada lectores pasivos sino que se apoderan de lo que les es significativo.

Internet ha estimulado la auto-publicación y un claro ejemplo es mi libro Navidad y otros cuentos que además de ir por su segunda edición también está disponible en inglés bajo el título Christmas Across the Universe.

La auto- publicación no debe verse como algo negativo sino que debe considerarse que antes muchas personas no tenían la posibilidad de decir cosas importantes por no ser capaces de acceder a la impresión de sus ideas.

Son muchos los ejemplos a los que se puede hacer referencia respecto a cómo la tecnología está reforzando los viejos modos de comunicación en vez de debilitarlos. Una reflexión adecuada podrá disipar las ideas falsas que están impidiendo que se aproveche al máximo a esta supuesta “Era de la Información”.


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (¡Se el primero en puntuarlo!)
Cargando…