1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Qué voy a extrañar de Chile

Todas las cosas tienen aspectos positivos y negativos. Vivir en Chile durante los 14 meses que han pasado confirmó esa rega y aquí presento esas cosas a las que llegué a acostumbrarme y a disfrutar. Muchas de ellas seguramente las extrañaré. Aquí van:

1) Vivir en Providencia

La comuna de Providencia debe ser el lugar ideal para vivir en Santiago: con muchos parques y por ende mucha vegetación, edificios modernos y antiguos conviviendo juntos. Es además la prolongación del centro comercial y financiero de Santiago y la cantidad de servicios disponibles hace que sea muy fácil encontrar lo que se necesita: transporte, restaurantes, centro comerciales, etc.

La comuna está habitada principalmente por familias de un nivel socioeconómico medio y medio-alto por lo que es muy difícil encontrarse con “personas sospechosas”, a diferencia de lo que ocurre en Uruguay, precisamente en Pocitos o Punta Carretas en la actualidad.

No niego que haya un poco de inseguridad. Precisamente el día que me venía vi un arrebato en plena vía pública. Pero la sensación general es mucho mejor que caminando por Malvín.

2) El apto de Providencia 455, donde viví desde julio

Lo voy a extrañar por su ubicación: frente al Cerro San Cristóbal, a dos cuadras del metro de la estación Salvador y tres de Baquedano. Por la vista que tenía, no solamente al Cerro sino a la Avda. Providencia y también lo voy a extrañar por la calidad con que Lucy (la dueña) lo había amoblado.

También estuvo bueno vivir en un edificio con piscina. Un día de calor, mientras se cocinaba un pastel de carne en el horno, me fui a la piscina y me di un breve bañito. Luego a comer y seguir trabajando fresquito.

3) Los panificados

Durante mi estadía en Santiago me he quejado mucho de la comida pero de algo que no puedo quejarme es del pan: ¡es mucho más rico que cualquier panadería de Montevideo!

4) Castaño

Es una de las cadenas de panaderías tradicionales de Chile. Uno no puede pasar por Santiago sin comerse un Panini u algún otro tipo de sandwich preparado allí. No prueben las cosas dulces, esas no lo valen.

5) Casa & Ideas

Casa & Ideas tiene todo para el hogar y cuando digo todo es TODO. Lo bueno además es que se trata de productos baratos y además lindos y originales. Además es posible encontrar variedad de artículos que pueden ser perfectos regalos para diferentes ocasiones.

De ahí @gastonmarrero me regaló un copetinero muy lindo y allí encontré un montón de regalos para Navidad y Reyes.

6) Mamut

Uno de los lugares más interesantes para comer es Mamut. Allí, obviamente, se come carne. Es una cadena de restaurantes que cocinan muy bien y la única contra que tienen es que tardan demasiado… pero eso se paga con el sabor.

7) La diversidad de locales de comida para cuando uno tiene presupuesto

Ya sea sushi, una buena parrillada o un suculento plato de salmón, Santiago ofrece una oferta gastronómica que se adapta a todos los paladares. No es difícil encontrar un lugar para comer, lo difícil es decidir con cuál quedarse. Un claro ejemplo es el Patio Bellavista (que por cierto estaba bastante cerca de mi apartamento):

Imagen: chile.com

8) El metro

Llegar rápido a todos lados es una gran ventaja del metro. No tener que esperarlo a la intemperie también es un aspecto positivo… Ahora me tendré que acostumbrar a esperar nuevamente al 21. O peor aún, como Infocorp se mudó para Av. del Libertador, ¡tengo que ir en el 494!

Ahora en Montevideo tenemos al @MetroDeMontevideo, pero con todo el tema de los Enanos, los vagones chinos y todo lo que últimamente se conoce a través de las redes sociales, no me animo a tomarlo.

9) Ir y volver caminando a la oficina

Vivir tan cerca de la oficina estaba bueno para ir y venir caminando. En verano solo volvía caminando, pero en invierno, cuando estaba bien fresquito, hacía ambos viajes a pié. Eran unos 3 kilómetros, lo cual diciendolo así parece mucho… pero luego te das cuenta que 3 kilómetros es como ir de Ejido a la Pza. Independencia. Se hace en un ratito!

10) La velocidad de internet

La velocidad promedio de  Chile es  3.38 mbps mientras que en Uruguay… es más lento el tema. Ahora tendré que acostumbrarme a esa lentitud que a veces desespera y más cuando se trata de trabajo.

Y aunque VTR no es la mejor empresa del mundo y el cable modem no es tan bueno como el ADSL, había diferencia sí con Uruguay. Primero que nada, el plan más pedorro que era el que tenía yo era de 6 Mbps, o sea 1,5 veces lo que tengo en Montevideo y se notaba mucho en el streaming o en las videoconferencias por Skype.

11) Las Ferrari

¡Y no solo las Ferrari de los vecinos de la Comuna! Sino que también me crucé con un Lamborghini Diablo y algunos Porsches, Mustangs y otros bichitos que no se ven por estos lares.

12) La calidez de trabajar en Iconexa

Trabajar en Iconexa era como trabajar en el viejo Infocorp, el de las casas de Canelones y Bvr. Artigas. Se respira un ambiente muy familiar y se ve la idiosincracia uruguaya en un mercado muy diferente.

13) La diversidad de cosas a las que se puede acceder

El consumismo está en todos lados. Los dólares tienen patitias y caminan por la calle. En Chile, gracias a tan solo y 6% de impuestos para cosas importadas, comprar cualquier cosa era facilísimo. Y no solo por el precio sino también por el crédito.

Es cierto, el chileno promedio está endeudado hasta las pelotas. Pero no todo el mundo es promedio. Si uno tiene un ingreso relativamente bueno y es ordenado, puede lograr mucho.

14) Tecnologías y últimas novedades

Al hacer la importación tan barata y al tener un mercado más abierto y más desregulado, una de las cosas buenas es el acceso a nuevas tecnologías. Hace un año ya tienen Televisión Digital Terrestre (ISDB), hay fibra óptica, hay cable modem, hay ADSL, hay varios operadores de televisón satelital, hay auto más modernos, hay muchos productos Apple, hay muchos celulares de verdadera última generación como el Lumia 800, el Galaxy Nexus, etc. Y muchos etcéteras más!

15) Los sismos

Ya en otra oportunidad mencioné que desde que comencé a vivir en Chile, el tema de los sismos dejó de ser ajeno para mi. Tengo aplicaciones en el celular que monitorizan la situación sísmica de todo el mundo. El primer temblor de importancia lo experimenté el 28 de marzo del año pasado, fue de 5.7 grados que hizo que mi cama se moviera lateralmente.

Luego vinieron muchos más y aunque parezca loco, me gusta sentirlos. Es esa sensación de adrenaliana que te recorre el cuerpo cuando sabés que el mundo puede mucho más que vos y te recuerda que el poder es realmente que se mueva una placa tectónica, algo que trillones de dólares no podrían evitar.

16) Todo se puede comprar por Internet

No solamente comida, sino pasajes de ómnibus, electrodomésticos, entradas a cualquier espectáculo y todo lo que se imaginen. Hacer eso desde la comodidad de tu casa, no tiene precio.

Lo único malo es que sólo está disponible para tarjetas de crédito y débito emitidas en Chile… las cual por suerte logré tener! En Chile Transbank tiene un monopolio del procesamiento de pagos, lo que hacer que exista un servicio web único de procesamiento de pagos conocido como WebPay. Ese servicio únicamente procesa tarjetas emitidas en Chile.

Increíble… pero el puto Banco Comercial de Uruguay no me quizp dar una American Express (porque tengo empresa unipersonal y bla bla) pero un el Santander de Chile me dió tarjetas Gold, Platinum, chequera, etc. Gracias a eso acumúlé más de 60.000 Km Lanpass, los cuales me rindieron para que los últimos viajes de Ana y Mamá fueran gratis.


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…

2 Comments